Guardia costera sueca: Operación Kyrkesund


 El 15 de septiembre la Guardia costera sueca (SCG) recibió la primera alerta de contaminación por petróleo en la costa sudoeste de Suecia. Inmediatamente se activaron en el área acciones de respuesta frente a vertidos de petróleo y se lanzó la Operación Kyrkesund con los equipos de respuesta inmediata. Aunque en un primer momento no estaba claro de dónde procedía el petróleo, la prioridad era contener y recuperar cualquier escape de petróleo que afectase al archipiélago.

Las autoridades danesas habían advertido el día anterior a la SCG de que se había producido una colisión de barcos frente a la costa oeste de Dinamarca y que uno de los barcos estaba derramando petróleo. No obstante, unos días antes se había producido una colisión entre un buque de carga de Malta y un barco de pesca belga, pero no se había informado a las autoridades de ello, ya que hasta el momento en que empezó a derramarse petróleo, los daños parecían menores. Las malas condiciones meteorológicas en el área complicaron y obstaculizaron las operaciones de respuesta frente a vertidos de petróleo y las autoridades danesas pudieron recuperar aproximadamente 60 m3 de petróleo.

Los vientos huracanados y el mar picado trasladaron a la costa sueca la marea negra, que posteriormente se consideró como una de las que más ha perjudicado a esta costa en los últimos 20 años. La guardia costera sueca trabajó en estrecha colaboración con el servicio de rescate local y con la Sociedad sueca de rescate marino (SSRS) que también contribuyó con barcos, barreras y personal.

En la Operación Kyrkesund, se desplegaron los buques de respuesta de la SCG, los buques de recuperación de petróleo para aguas poco profundas y separadores de petróleo junto con una gran cantidad de barreras para contener el petróleo. Es más, el buque KBV 050 de respuesta frente a vertidos de petróleo, que pertenece a la SCG también se desplegó en la zona. El KBV 050 está equipado con los sistemas integrados de recuperación de petróleo de Lamor, LORS. Asimismo, varios de los botes de trabajo utilizados en la Operación Kyrkesund estaban equipados con recolectores de proa de Lamor. Los equipos de respuesta frente a vertidos de petróleo recuperaron efectiva y eficientemente un total de 644 m3 de petróleo.